Blogia
antonio fernández molina

Navidad

Navidad

 

La mañana ha volcado su niebla en este pueblo

y venimos montados encima de las vacas.

Dios es muy pequeñito y llora un poco.

Aún hay cristales de las botellas vaciadas anoche.

Un villancico tiene la gracia de endulzar la leche.

Vamos besando a todos los pequeños

y dando el aguinaldo a los borrachos.

Continúa Dios-niño llorando en un pesebre.

A la puerta de la iglesia el viento nos despeina,

y antes de entrar tiramos

los cigarros para besar las vacas.

En los rincones más fríos crecen las flores más

inesperadas.

El cordero bala y el gallo lanza un quiquiriquí de 

níquel.

La beata ha olvidado colocar aceite en la lámpara,

pero la lámpara disimula y continúa luciendo.

Parece mentira que haya existido la guerra.

Verdaderamente, la guerra no ha existido nunca.


Antonio Fernández Molina

© Herederos de Antonio Fernández Molina 

[Poema perteneciente al libro Una carta de barro publicado en Madrid , en 1953,  tercer libro de la colección de la revista El pájaro de paja, al cuidado de Ángel Crespo. En la portada se incluyó una viñeta de Madrilley y en el interior un dibujo de Gregorio Prieto.]

 

0 comentarios