Blogia
antonio fernández molina

Padre (Homenaje de Juan Francisco Nevado)

Padre (Homenaje de Juan Francisco Nevado)

Hoy mi esposa y yo hemos paseado por el Paseo Independencia, estaba vacío, hemos chocado con varias personas, pero nos ha parecido vacío, ¿por qué? Alguien faltaba en el Paseo. Faltaba Antonio Fernández Molina. Todos los días podías encontrarlo en este lugar. "Voy para la oficina. (Cafetería Argensola). Me acompañas". Me emociono al recordar las tardes en esa cafetería, con tertulias eternas sobre literatura, llenas de aroma a té con leche. En la puerta de la cafetería uno se despedía de Antonio y salía corriendo hacia la Librería General y compraba ese libro que él había comentado en la tertulia.
Conversar con Antonio era maravilloso. Hablaba de los libros de tal manera que uno deseaba tenerlos en las manos para disfrutar tanto como él lo hacia.
Una mañana me cité con Antonio en el VIPS. Él pidió un desayuno Andaluz, que estaba compuesto por dos tostadas, una tarrina llena de tomate, una botellita de aceite de oliva y, por ultimo, un té con leche. Cuando terminó con su pequeño festín gastronómico me dijo: "De este desayuno ni una palabra a Josefa. Es como si nos fuéramos de fulanas".

El día en que murió Antonio, y a la hora de su muerte, estaba en el Paseo de la Independencia, con mi esposa y mi hija.
Justo en ese instante, sin decir nada, pensé, "podríamos acudir a casa de Antonio y Josefa para que conozcan a nuestra hija”. Luego miré la hora y cambié de opinión: “Mejor no, ya es muy tarde". Antonio no conoció a mi hija porque ella permaneció en el Hospital hasta los 3 meses y necesitó de muchos cuidados, puesto que nació con medio corazón.
Cuando nos enteramos de la muerte de Antonio, lloré como un niño, mi esposa me intentó consolar pero no pudo.
Más tarde supimos del día y la hora de la muerte de nuestro amigo y nos dimos cuenta de la coincidencia. Mi esposa pensó lo mismo que yo, pero ninguno dijimos nada.
Antonio tiene mucha suerte, porque el 9 de junio de ese mismo año falleció mi hija, él ya la conoce y seguro que cuida de ella como si fuera una de sus nietas.

Por fin, he podido escribir este homenaje, Antonio se lo merece. Aunque, como muchas personas que lo conocían, Antonio prefería los homenajes en vida.

Para mi Amigo Antonio Fernández Molina, mi "Padre".

 

Juan Francisco Nevado

[Juan Francisco Nevado es diseñador gráfico, artista de collage y admirador de Antonio Fernández Molina. Además participa como responsable del diseño de la editorial Libros del Innombrable.]


[En la fotografía superior Fernando Arrabal, Juan Francisco Nevado y Antonio Fernández Molina]

0 comentarios